NOTA: W! Noche Edipo en el Fisgón Digital

Ver nota completa en el Fisgón Digital: http://www.elfisgondigital.com/fsgnw/arte/nota.vsp?nid=46238


ELENCO PATA DE MUSA TEATRO
“W! Noche Edipo”, obra ganadora del Concurso de Coproducciones 2008, sube a escena todos los domingos de septiembre

Con dirección de Esteban Goicoechea y la actuación de Miguel Bosco, todos los domingos de septiembre sube a escena “W! Noche Edipo”, la obra ganadora del Concurso Coproducciones 2008. La puesta está a cargo del elenco Pata de Musa Teatro, que la ofrece a partir de las 21, en la sala del CET de Rosario, San Juan 842.
En esta pieza, cuya dramaturgia corresponde a los mencionados Goicoechea y Bosco, “un calesitero mueve su calesita ¿para qué? Entre las vueltas y vueltas de la calesita los padres abandonan a Edipo, se van... ahí empieza todo: el cruce, la sangre, Yocasta, Tiresias que es una rubia hermosa. W el que cuenta, y habla, habla, habla… ése es su juego… ¿Y si deja de contar? El señor W es empujado a un excesivo histrionismo, por él mismo, capaz de las más inauditas exposiciones. Cada noche sus invitados lo ven moverse, narrar, hablar, hablar, hablar… de las historias su preferida es Edipo”.La sinopsis de esta obra que apoya el Instituto Nacional del Teatro destaca que ella “el resultado del encuentro entre un actor, un director, un texto y la búsqueda continua sobre el narrar en el tiempo y el espacio. Consideramos el vínculo actor-espectador como el estado esencial de una obra: es el contacto de un cuerpo que está para hacerse ver y escuchar y otro para verlo y escucharlo. En “W!” estacondición se hace definitivamente presente al volverse tema de la obra: observar a un personaje que “padece” la necesidad de “hacerse ver y escuchar”. Buscar la complicidad con el espectador”....

Ver nota completa en el Fisgón Digital: http://www.elfisgondigital.com/fsgnw/arte/nota.vsp?nid=46238

CRITICA: W! en revista Replay

Noche Edipo: W, yo y una historia para contar

Crítica de Revista Replay: http://www.replayrevista.com/nota.php?id=182

Miguel Bosco es sinónimo de ductilidad. Hace, deshace y vuelve a hacer. Crea momentos, sensaciones, calidez, situaciones, suspensos distribuidos en minutos de narración.

Miguel Bosco es W y me invitó un domingo a su casa (que casualmente es un teatro) y me cuenta historias, y todo gira en torno a Edipo, Yocasta, Tiresias, la sangre, el cruce…, porque esa historia es la que más le gusta contar.

W juega, juega con su discurso y hace de él plastilina reutilizable. Se ríe conmigo, hace chistes, hace personajes para mí, es mi cómplice, es un amigo que cuenta historias arriba de un escenario que es su casa.

Miguel Bosco lleva y trae sin dejar un solo espacio vacío. Son cincuenta minutos de teatro real, real… ¿ficción o realidad? La línea que tiene mareados a los dramaturgos y espectadores locales. Ficción y realidad: Miguel Bosco está allí y cuenta su historia, que es ficticia pero es real, trabaja la presencia, está presente, somos él y yo y una historia para contar. Tal vez se trate de la conexión tan ansiada con el público lograda al fin, tal vez sea porque él contaba historias para nosotros rompiendo todo tipo de distancia actor-espectador, no lo veíamos distante, desde otro lugar: nos contaba a nosotros, nos relataba, nos involucraba, nos hacía cómplices.

W o Miguel Bosco está los domingos a las nueve de la noche. en el CET (Centro de Expresiones Teatrales). Ese día tan gris que anuncia el lunes puede terminar de otra manera, con una historia más contada y rebotando en nuestras mentes.

Miguel Bosco no hizo esto solo, la dirección de la obra es de Esteban Goicochea y la dramaturgia es de ambos. Y luego hay una ficha técnica que encontrarán al pie de esta nota.

A veces ver la cantidad de talento que alberga Rosario en sus rincones y en su gente me carga de emoción, salgo rebalsada, alimentada; el arte alimenta el alma, valga la redundancia.

W! noche Edipo crea sensaciones (entre ellas buen humor), y ganas de recomendarla. Es por eso que recomiendo esta obra, para que los domingos cambien de color, y les aseguro que el lunes, amanecen con la risa graciosa de Miguel Bosco dando vueltas en sus cabezas.

W y ustedes, él tiene una historia para contar (padece la necesidad de “hacerse ver y escuchar”) y ustedes (les aseguro) una buena historia para escuchar.

La invitación está hecha.

CRITICA: W! Noche Edipo - pagina12 por J. Cejas

“W ! ( NOCHE EDIPO )
del GRUPO “PATA DE MUSA TEATRO”


Edipo es un niño abandonado por sus padres en una calesita,el lugar indicado para perder la razón y dejarse llevar por una historia que marea y que invierte los roles , “un lugar en el que siempre se paga”,un lugar que desafía al destino y en el que sacar la sortija nos llevará al destierro.

El actor Miguel Bosco, es W, un narrador que apela a un cuento conocido por el imaginario colectivo, de la misma manera en que los textos de la tragedia y la comedia griega eran conocidos de memoria por los espectadores de su época.
Despues que Freud abrevó en la tragedia de Sófocles para plantear su polémico tema del complejo de Edipo como parte de el drama por el que pasamos todos los humanos en el proceso de formación de nuestra personalidad;no hay lugar para la inocencia.
En "W!(Noche Edipo), última propuesta dramática de el Grupo “Pata de Musa Teatro”,el director Esteban Goicoechea y el actor Miguel Bosco fundamentan su acertada elección de una de las obras cumbres de la cultura occidental que pareciera retornar para plantear otros interrogantes. Y como ocurría en los tiempos de Sófocles, la expectativa de los espectadores vuelve a girar sobre la forma en la que un argumento conocido vuelve a demostrar su capacidad de asombrar y establecer puntos de contacto con una realidad que va más allá de los tiempos en los que fue concebido.

La puesta enmarcada en una sobriedad que privilegia el contacto directo del protagonista con el público,crea el clima necesario para volver a recuperar un espacio perdido en el teatro de los últimos años: el tiempo de la escucha.
Ya no hay oídos predispuestos a escuchar atentamente una historia que aparezca cruda y sin efectos especiales,una historia que no se apoye en el regodeo de las imágenes y los despliegues técnicos que son tan certeros a la hora de entretener y conmover sin dejar resquicios para el esfuerzo que implica ir más allá del divertimento.
¿Cómo contar una historia hoy?, una historia trágica que perturbe y nos implique no como pasivos espectadores,sino como protagonistas de una tragedia que subyace más allá de la ceguera cotidiana que construyen día a día los medios de comunicación y la cultura del aturdimiento.

Los integrantes del grupo Pata de Musa Teatro, vienen trabajando hace algunos años en este asunto y Goicoechea en el año 2007 ensayaba ya en su lograda obra "Intervenidos”, un proceso donde se reconstruía el procedimiento dramático y la trama era un pretexto para investigar el tema de los límites entre la realidad y la ficción.

En “W, Noche Edipo”, el actor pareciera estar reconstruyendo permanentemente en su cuerpo, los avances de ese proceso que lo impulsa a hablar,con la necesidad imperiosa de que alguien lo escuche, por eso se inventa un itinerario de atractivos atajos para poder incendiar al espectador con una historia que por momentos lo distraiga ,una distracción que lo prepare para poder digerir un entramado en que lo trágico lo incluye como parte vital del juego.
Y entonces el actor-narrador será Edipo,Yocasta,Tiresias,Layo y todos los hijos abandonados por los padres,o los hijos que buscan desesperados la verdad acerca de su origen, y será tambien el desterrado y el desaparecido; fantasmas de una realidad que sigue pariendo mártires más allá del destino.
Un narrador en ropa de calle acompañado por una copa de vino que pareciera no agotarse nunca como la sangre de su historia y de todas las historias que siguen goteando un vino fatal ,opuesto al vino báquico de las fiestas,generador de las grandes pasiones y amigo de la vida.
W agita un bastón que se convierte en la espada implacable que a la vuelta de un cruce de caminos,sellará la suerte de Edipo y lo convertirá en un paria que sin saberlo cumplirá los designios que le estaban reservados cuando fuera abandonado por su padre para salvarlo de un destino que lo condenaba al fraticidio para después ser el esposo de su propia madre.
Un teléfono en escena irrumpe para interrogar al narrador acerca de los detalles de la historia que intenta contar;una especie de conciencia externa que podria ser la del dramaturgo o el director, reclama su presencia en escena y delata el artificio.

W se plantea el compromiso angustiante e impostergable del actor :”-¡yo voy hablar ,hablar, contar..!” hasta que en uno de los momentos más perturbadores de la obra, desgarrado por lo que tiene que contar,tratará de mutilar el órgano indispensable para esa función, de la misma manera en que Edipo cegará sus ojos porque ya ha visto demasiado.

La obra ganadora del Concurso de Coproducciones 2008 organizado por el Area Artes Escénicas de la Municipalidad de Rosario,cuenta con la asistencia técnica de Paola Chávez y dirección de Esteban Goicoechea, y se puede ver todos los domingos a las 21 horas en el Teatro C.E.T de calle San Juan 842.

Julio Cejas

NOTA: W! Noche Edipo en Página 12

Por Julio Cejas

Otra vuelta alrededor de la tragedia

El director junto al actor son los que fundan el lenguaje escénico y la narración. Por lo tanto, esta obra es el resultado del trabajo del actor como generador de material escénico, una reescritura propia y la dramaturgia del director.

El Grupo "Pata de Musa Teatro" vuelve a presentar este domingo a las 21, "W!(Noche Edipo)", última propuesta de este colectivo estrenada la semana pasada en el CET (San Juan 842). Una vez más la conjunción del trabajo entre Miguel Bosco, Esteban Goicoechea y Paola Chávez, iniciada en el año 2006 y que se concreta en ese mismo año con el estreno de "Blut! Una pareja de sangre", se pone de manifiesto en esta experiencia que resignifica aspectos de la siempre vigente tragedia griega.

En aquella oportunidad Bosco dirigió a Goicoechea y Chávez en un interesante trabajo de búsqueda que se inscribe dentro del itinerario recorrido por un grupo de actores entrenados en el registro de la escritura dramática a partir del itinerario poético que los cuerpos trazan en el espacio.

Algo de lo trágico ya andaba flotando en "Blut !..., esa historia sórdida que plantea una vez más el imaginario de las nuevas generaciones teatrales con respecto al tema de la familia y sus lazos traumáticos.

Este trabajo que se sostuvo durante tres años en cartelera acaba de ser seleccionado para representar a la ciudad de Rosario, en la VII edición del "Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires (FIBA) a desarrollarse en esa ciudad a partir del 5 de octubre próximo.

Siguiendo los rastros que llevan a este nuevo estreno del grupo "Pata de Musa Teatro", hay otro antecedente más directo en el que también bajo la dirección y dramaturgia de Bosco compartida con Goicoechea quien encarna a uno de los personajes protagónicos, surge "Mirta Muerta" estrenada el año pasado y que todavía puede verse en la cartelera local.

En "Mirta muerta", una obra de múltiples lecturas, Miguel Bosco se acerca a un formato en el que dialoga permanentemente con una escritura donde los puntos sólidos son aquellos que sostienen el juego y los itinerarios actorales.

Quizás en los origenes esta forma de trabajar en la indagación de una poética propia y que retorna en algunas de sus propuestas se encuentren en ese primer intento de escritura dramática de Goicoechea que fue "Intervenidos" (2007), un trabajo donde se reconstruía el procedimiento dramático y la trama era un pretexto para investigar el tema de los límites entre la realidad y la ficción.

A la hora de reflexionar acerca de este nuevo trabajo, los integrantes de "Pata de Musa Teatro", parten de una investigación y entrenamiento actoral que les permitió conocer el modo de actuar esta obra.

"Se trata de una forma de actuación que pretende generar un estado de distensión en el espectador; una predisposición como la que se tiene cuando se asiste a un evento entre conocidos: un asado, un cumpleaños, una reunión de amigos.

Para estos creadores el vínculo actor espectador se constituye en la condición esencial de la obra: "es el contacto de un cuerpo que está para hacerse ver y escuchar y otro para verlo y escucharlo; en "W!" esta condición se hace absolutamente presente al volverse tema de la obra; que parte de observar a un personaje que "padece" la necesidad de "hacerse ver y escuchar", contando Edipo.

En escena un calesitero mueve su calesita y entre las vueltas y vueltas de la calesita los padres abandonan a Edipo, se van y allí es donde empieza todo: el cruce, la sangre, Yocasta, Tiresias que es una rubia hermosa.

El protagonista W, encarnado por el actor Miguel Bosco, cuenta y habla, y de eso se trata este juego, la dramaturgia entonces se pregunta qué pasaría si en algún momento este personaje dejara de contar.

Bosco y Goicoechea vuelven sobre sus pasos y plantean que con esta experimentación asumen el desafío de construir una obra propia: "tratamos de narrar lo que nuestra poética quería contar y expresar, y encontrar de esta forma una historia genuina.

"El mismo devenir del trabajo nos reveló `el cruce' de la historia que estábamos generando con Edipo Rey, de Sófocles; a partir de ahí realizamos una investigación que nos permitió generar un material trabajando en paralelo con dicha tragedia; nos abocamos entonces a trabajar un texto clásico y universal de forma libre y contemporánea", acotan los integrantes de Pata de Musa Teatro.

La obra ganadora del Concurso de Coproducciones 2008 organizado por el Area Artes Escénicas de la Municipalidad de Rosario, interpretada por Miguel Bosco, con asistencia técnica de Paola Chávez y dirección de Esteban Goicoechea, podrá verse todos los domingos a las 21 en el Teatro C.E.T de calle San Juan 842.

OBRA: "W! - Noche Edipo"




Actúa: Miguel Bosco
Dramaturgia: Goicoechea - Bosco
Dirección: Esteban Goicoechea



Obra ganadora del Concurso de Coproducciones Área Artes Escénicas de la Municipalidad de Rosario 2008.



Sinopsis
Un calesitero mueve su calesita ¿para qué?
Entre las vueltas y vueltas de la calesita los padres abandonan a Edipo, se van... ahí empieza todo: el cruce, la sangre, Yocasta, Tiresias que es una rubia hermosa. W el que cuenta, y habla, habla, habla… ése es su juego… ¿Y si deja de contar?

OBRA: "MIRTA MUERTA"




Actúan: Paola Chávez, Nicolás Marinsalta, Esteban Goicoechea, Ariel Hamoui y Calos Rossi.

Dramaturgia: E. Goicoechea
Dirección: Miguel Bosco





Un abogado llega a una casa alejada por medio de un anuncio en el diario.La confusión se va apoderando, no sólo de la situación, sino también de los personajes: Sabrina o Mirta, Daniel o el gordo, Ariel o el petiso, Miguel o el Jefe. Todo y nada, personajes y personas, ficción y realidad. ¿Cuál es cuál para la justicia, cuál para los anfitriones? El límite de lo que creemos y lo que no.


OBRA: "Blut! Una pareja de sangre"




Actúan: Paola Chávez y Esteban Goicoechea
Dramaturgia: E. Goicoechea
Dirección: Miguel Bosco




2007. Premio Coproducciones del Área Artes Escénicas de la Municipalidad de Rosario.
2008. Premiada en la "XXIV Fiesta Provincial de Teatro de Santa Fe", donde recibió las siguientes menciones: Mención Especial Dramaturgia: Esteban Goicoechea,
Mención Especial Actriz: Paola Chávez, Mención Especial Actor Esteban Goicoechea.
2009. Seleccionada para participar en el "9no. Encuentro Regional de Teatro" en Santa Fe organizado por el INT.
2009. Seleccionada para la programación oficial del "VII Festival Internacional de Buenos Aires" (FIBA).
2009.
Festival Nacional del INT "El país en el país", en Rosario.
2010. Seleccionada para participar en el "11 Festival Estival de San Martín de los Andes".


Sinopsis
Marta y Ernesto cargan con una herencia: el restaurante de mamá y papá.
Como en uno de sus preparados, el mejunje, todo se mezcla y revuelve confundiendo la relación matrimonial de sus padres con la de ellos: hermanos. Día a día alimentan la pareja reviviendo ridículos altercados o grotescos reproches entre sus padres, muchas veces impropios o simulados, casi como en una representación.


TRAILER: Mirta Muerta

video

FOTOS: Mirta Muerta

















CRITICA: Mirta Muerta de "Rosario 360"

Mirta Muerta: por el camino de los sueños
La nueva obra de Pata de Musa Teatro asume el riesgo de transitar la carretera perdida que conecta el realismo mágico con el policial negro. Lo primero que nota el espectador al ingresar a una función de Mirta Muerta, la nueva obra de “Pata de Musa Teatro”, es que la sala del Centro de Estudios Teatrales, está invertida, el público se ubica arriba del escenario y mira hacia abajo, desde allí mientras el resto de sus pares se acomoda en las sillas negras de plástico tan características del teatro independiente rosarino (al que en Buenos Aires absurdamente llaman “Off”), observará un cuarto despojado con una lámpara, una mesita de luz, una mesa pequeña, algunas sillas, un radiograbador tirado en el piso.

Todas las luces se apagan, en el grabador comienza a sonar Karmacoma de Massive Attack, y algunas tenues luces azules se disparan sobre una silla donde Paola Chávez se contonea con oscura sensualidad. La primer escena de Mirta Muerta es digna de una película de David Lynch, y lo que viene después no se alejará demasiado de la estética del más rebelde de los directores hollywoodenses.

Al igual que en las películas de Lynch, hay algo del orden de lo onírico que rompe los esquemas de la temporalidad y hay una trama oculta que subyace debajo de lo que parece pasar en la superficie. En lo que puede verse a simple vista, se cuenta una historia que sucede en el que quizá sea el hall de ingreso de un prostíbulo un tanto alejado de cualquier ciudad, allí un cafisho y dos torpes ayudantes esperan junto a una prostituta llamada Sabrina por un abogado que debe resolver una muerte... la de Mirta.

El abogado es interpretado por Esteban Goicoechea (autor de la obra), y cuando este llega asistimos a una escena donde el resto de los personajes interpretan para el abogado (dramaturgo) la historia de la muerte de Mirta, que pareciera ser la antecesora de Sabrina, y ésta toma su papel con tanto conocimiento de causa que comenzamos a dudar si Mirta no es ella misma. A partir de acá se quiebra la linealidad de la trama, y se abre en mil posibilidades infinitas como en un cuento borgeano, los personajes comienzan a ir y venir entre un pasado supuesto y un presente incierto que inscriben en un extraño cruce entre el policial negro y el realismo mágico.

Afortunadamente la obra no abusa del recurso de la condensación onírica, ni de los devenires temporales del guión, lo que que permite al espectador reconstruir su propia trama siguiendo algunas de las bifurcaciones propuestas por el guión, y si se deja llevar por ese camino de los sueños, podrá disfrutar de una atrapante historia sostenida por buenas actuaciones, y algunos golpes de efecto interesantes.
Dardo Ceballos

CRITICA: Blut! en Página 12


Lazos tan entrañables como traumáticos
La historia de dos hermanos condenados por un mandato familiar que suple la ausencia de los padres y que de alguna manera ritualizan la complejidad de los vínculos de sangre.
Por Julio Cejas
Volvió este año a la cartelera local la obra "Blut! Una pareja de sangre", puesta estrenada en el 2007 y que ahora se repone en el Teatro de La Manzana (San Juan 1950) todos los domingos en el horario de las 21. Este trabajo que obtuvo en su oportunidad, uno de los Premios Coproducciones del Area Artes Escénicas de la Municipalidad de Rosario, es otra de las creaciones del polifacético Esteban Goicoechea que ademas de la dramaturgia comparte la actuación junto a la actriz Paola Chávez, elenco al que se suma Miguel Bosco como director invitado.
Goicoechea venia bosquejando una poética propia que se inicia también en el 2007, año en el que despliega una muestra de los materiales dramáticos con los que seguirá trabajando: "Intervenidos (ensayo Plosky)", obra que también escribe y dirige. No es casual entonces el encuentro con el actor Miguel Bosco ("La Temperatura", "Horacio, amigo de Hamlet", "The gaucho way") que ya venía transitando con buenos logros en la dirección teatral ("La China", "Coro presto nocturno", "Mirta muerta"). Bosco va a coordinar una propuesta que tiene como soporte la solidez de un grupo de actores entrenados en el registro de la escritura dramática a partir del itinerario poético que los cuerpos trazan en el espacio.
En "Blut!, una pareja de sangre", hay una historia sórdida que plantea una vez más el imaginario de las nuevas generaciones teatrales con respecto al tema de la familia y sus lazos traumáticos. En principio Marta (Paola Chávez) y Ernesto (Esteban Goicoechea) son dos hermanos que regentean un restaurante que es la herencia de sus padres y que pasa a simbolizar la síntesis de todos los mandatos familiares que asoman en los intersticios de una relación que va más allá de lo filial.
A tal punto la figura de estos padres ha calado en la estructura personal de los protagonistas que parecieran ser una prolongación de aquel matrimonio original que los concibió como hijos?herederos de una obsesión.
"Hay que respetar las recetas de mamá"? le dice Marta a Ernesto, en un tono que va adoptando registros cada vez más cercanos al sermón y que sobrevolando lo culinario llega hasta las raíces mismas en la que está fundada una familia. Ernesto entonces dejará de ser la pareja de Marta, para transformarse en un hijo díscolo al que hay que ir corrigiendo en base a los modelos de la tradición familiar.
Hay algo de siniestro sobrevolando en ese cuarto donde se juega un juego perverso, toda la obra está planteada como un juego donde los participantes parecieran amar y despedazar al otro al mismo tiempo.
La propuesta estética apela a recursos donde el absurdo y cierto manejo expresionista en los registros actorales dinamizan un ritmo que oxigena ciertas repeticiones antes de que la expectación decaiga.
Paola Chávez y Esteban Goicoechea componen una dupla actoral dotada del entrenamiento preciso para jugar un juego perturbador y por momentos cargado de una desgarrante ternura.
Las estrategias para dar cuenta del texto y el desplazamiento de los cuerpos de los actores en el espacio nos remiten en algunos pasajes a establecer ciertos paralelismos con la contundencia de la poética del director local Juan Hessel ("Mal de ojo").
Hay en la puesta de Bosco, una intencionalidad estética ligada por momentos al humor negro y cercano al "grand guignol" que podría sugerirnos otra lectura de estos seres que potenciados podrían llegar a diseccionar sus cuerpos en una mesa de cocina.
La irrupción casi al final de la obra de el bolero "Júrame", en una escena de gran tensión puede recordarnos aquellas escenas de la película "Matador"(1986) de Almodóvar, donde también una "pareja de sangre" se inmolaba amorosamente al compás de un edulcorado bolero donde los dos volverían a encontrarse más allá de la muerte.
Y no puede escapar a este análisis la ya recurrente interpretación de muchas de las obras del teatro argentino de la última década, pequeños eslabones que intentan dar cuenta a partir de una mirada sobre los lazos íntimos de una sociedad que todavía se sigue buscando.
La situación de estos hermanos que aparecen condenados por un mandato familiar que suple la ausencia de los padres y que de alguna manera ritualizan la complejidad de los vínculos de sangre, puede parecerse mucho a los juegos actuales donde la violencia también es un signo de una época imposibilitada de impedir que la sangre siga tiñendo los frágiles capilares sociales.
"Blut!, una pareja de sangre", fue invitada en el mes de mayo a participar de la Fiesta Regional del Teatro y parte de su elenco bajo la dirección del mismo Miguel Bosco repondrán ese mismo mes la obra "Mirta Muerta" en la Sala del Centro de Estudios Teatrales (San Juan 842).

CONTACTO

patademusateatro@gmail.com


estegoico@hotmail.com
Celular +54 +341 +6512350